jueves, mayo 04, 2006


el otro dia comentaba en un blog, sobre la capacidad q tenemos algunas personas para alejar de nosotros a la gente q mas nos quieren. le decia a esa persona q yo era una de ellas y lo habia comprobado hace muy poco. el tema es q soy un pesimo contestador de cartas, correos, llamadas, visitas, etc, etc si cabe alguna falta mas de socialidad. el asunto en concreto fue q uno de estos dias pasados, se me ocurrio vaya ud a saber pq, enviarle un correo a mi amigo A con mi mejor broma sutil y de pronto, este amigo q luego les comentare de q calidad es, me respondio con un esmirriadamente soso correo, q mas parecia esquela de pesame. auch! me dolio, bien conchudo yo. y entonces ahora les vengo a contar quien es este amigo A. bueno A es ese tipo de amigo q quisiera tener cualquier mortal con el equilibrio mental normal y suficiente como para apreciar una amistad. nos conocemos en puridad, toda la vida, viviamos frente a frente y, como todas las casas de aquel mi barrio, todas las puertas andaban abiertas y todos entrabamos a la casa de todos a cualquier hora, habriamos el refrigerador, nos haciamos un sanwich o nos comiamos el de alguien q perdio,q ya fue. nos ganabamos con las hermanas de todos en ropa interior, en el baño y en algunas comprometedoras veces, hasta en pleno acto sexual a los viejos. en fin, como podran ver, de una cercania casi promiscua, ja. en realidad A no era mi mejor amigo, yo era el mejor amigo de A. mi mejor amigo era G, q era un chesumare igual q yo lucifer con cara de santo; en cambio A era mas bueno q un neonato. era incapaz de alguna maldad, natural en la niñez, tan solo repetia solo conmigo, algunas travesuras digamos light, como aventarles terrones desde su balcon, a los q salian de un colegio nocturno y q siempre atravezaban nuestra calle. en cambio a G y a mi, las señoras del barrio nos decian "los malditos", y en honor a la verdad, esa reputacion nos las ganamos con toda justicia. por ejemplo cuando le prendiamos fuego con gasolina a los gatos techeros q cazabamos, y salian corriendo por la cuadra oscura como antorchas fugaces o cuando jugabamos beisball con sus cuerpos. tengo q confesar q haber participado en aquellas acciones crueles, han dejado una profunda herida en mi ser, hoy q soy incapaz de eliminar suquiera una hormiga por ello; recordar esa escena, me disminuye como persona, pero en fin, son los demonios con los q algunos tenemos q convivir. otra, cuando montados en nuestra bici pasabamos por el malecon y rompiamos los ventanales de las grandes mansiones con nuestras hondas, esa eran de poco calibre y mejor no sigo contando pq me fichan, aunque ya deben de haber prescrito aquellas faltas y/o delitos. en A las travesuras consistian en realizar juegos inteligentes, para los mecanicos, A era bestia y torpe, no sabia patear una pelota y encima era piconasasaso. yo con paciencia le enseñe con su padre a patear pelota y miren q luego fue un excelente futbolista, pero igual de picon. con A empezamos a leer una coleccion de cuentos chinos de terror, eran alucinantes esos cuentos!, nos reuniamos al anochecer en mi casa y nos subiamos a los q le llamabamos, "el techito", q era un angulo techado entre el primer y segundo piso y al q solo se podia arribar trepando por la puerta de la cocina y pisando el balon de gas, era toda una acrobacia. prendiamos una vela y leiamos un capitulo. eran tan terrorificos, tan sicologiamente construidos, q se nos erizaba la piel y sentiamos presencias. eso haciamos con A, o tambien contruiamos cometas gigante q teniamos q volar en la playa conchan, donde hay un fuerte viento. como veran, yo existia entre el bien y el mal. A era el angel y G el demonio, yo me inclinaba mas por el demonio.cuando paso ya el tiempo, A se caso muy joven con una nena linda y se fue con su familia a vivir a usa hace treinta años, y siempre viene para las navidades, primero ellos y luego con sus maravillosos hijos, bueno al cesar lo q es del cesar, tienen a quien salir. este eterno amigo cada vez q venia de usa, recordaba en cada reunion las travesuras a las q yo lo impulsaba de niño, las recordaba todas, era impresionante, hasta se las habia contado tanto a sus hijos, con los q surfeabamos juntos, q cuando me veian me decian: ahh!!, F, tu eres el de, bla bla bla y se mataban de risa. A es un amigo increible, y ya lo aleje de mi, es el ultimo q me quedaba, pq G sigue igual de ausente q yo.
en la foto tomada en el jardin exterior de mi eterna casa, aparecen a la izqierda, el q escribe, al medio el primogenito nieto adoradisimo de mi padre,luego sigue G, y debajo el gran robin, un perro cruzado con sabe dios q, pero de una inteligencia y ternura increibles en un animal, fue el unico perro q se gano el cariño de mi padre, q era de los mas frio con los animales, no era malo con ellos, pero le eran indiferentes. cuando mi padre murio, nadie, ni siquiera yo, dejo q lo movieran de debajo del feretro. fue un roche sacarlo luego.

1 comentario:

IGGIX dijo...

q chevere! recien me doy cuenta q lo q se ve al fondo, es mi bello arbol de donde sacaba las municiones para mi horqueta...