lunes, julio 09, 2007

sebastian no hubiera podido reconstruir el espacio que recorrio para llegar donde Soledad resplandecia; una luz de naturaleza casi angelica se metamorfoseaba con los ultimos rayos solares q se bifurcaban desde su piel y su pelo, hacia sus pupilas extasiadas en una midriasis de holocausto. se abrazaron sin verbo, mas alla de cualquier prediccion, con aquella intensidad propia de alguien pronto a ser ejecutado. luego se alejaron sin que por ello sebastian la liberara de sus manos, como escudriñando alguna perspectiva extraviada durante su ausencia, luego su voz como la sintesis de algun rito magico, lo libero de su antigua culpa de existir entre las redes de este tiempo asincronico. se acomodaron en una pequeña butaca roja que atisbaba hacia el acantilado y, desde alli, fundaron un nuevo ciclo cosmico con sus besos.
mas atemperados los animos, charlaron sobre los amigos y el futuro que le deparaba a aquel lugar de impresionante arquitectura. quedo como lo habias imaginado. mas armonico con el paisaje de lo que pense-respondio sebastian arrobado con el ambiente tan exento de dolor-. y dime, aun sigues odiando a los nenes-hey!, jamas dije que los odiara, simplemente no soporto el llanto de un niño, quizas sea parte de esos tenebrosos recuerdos que esconde el subconciente- y a que viene aquella digresion-concluyo sebastian intrigado- ahh!,porque yo no podria amar a quien no le agradan los niños y, ademas,te tengo una sorpresa-dijo con aquella mirada que exorcizaba cualquier indiferencia- no soy el padre-exclamo sebastian rotundamente mientras ambos rieron desde el alma- en serio sebastian, estoy por adoptar a una nena que encontraron abandonada en una cabina de internet, y quiero que me ayudes con todo ese complicado papeleo-lo harias- pregunto con aquella certeza en la respuesta que emerge de algunas mujeres dotadas con un magnetismo sobrenatural, y no necesariamente dueñas de una belleza fisica a la par.

2 comentarios:

Margot dijo...

Me encanta tu historia, va tomando forma...

Y anda rodeada de una atmósfera que llega hasta aquí.

Un beso, iggix

IGGIX dijo...

marga, siempre generosa con tus comentarios frente a mi imprescriptible inconformismo y, ese beso, me llego como un dulce balsamo en estos dias inasibles...
te beso igual, con un abrazo calido