lunes, enero 28, 2008


Le confesó que el Piso que ocupaba lo había adquirido hacía un año, impulsada por las ya insoportables y veladas manipulaciones que ejercía su hermano sobre la atormentada madre, quien juzgaba que las acciones de su pasado debían constituir la razón de aquella personalidad disfuncional del unigénito, pero que, sin embargo, constantemente las retroalimentaba a través de la parcializada defensa que esgrimía cuando Camila ponía en evidencia su explotador y egoísta comportamiento. Por ahora- le dijo con ojos distraídos- lo habitaba clandestinamente en ciertas horas del día, pero tenía planeado mudarse pronto en definitiva, alejándose de una vez de aquel ambiente contaminado de sentimientos de culpa que ella ya había procesado suficientemente; eres el primero en conocerlo- señaló- ¿Cómo? Pregunto Sebastián- añadiendo con una falsa seriedad que abortó bajo una fugaz sonrisa- supuse que aquel italiano me había ganado el honor- Camila lo empujó con el cojín que amasaba entre sus manos, para luego comentar con el rostro ligeramente ruborizado- demasiado bello y enamorado de sí mismo andaba aquel tipo, no había superficie a la cual perdonase la ausencia de su imagen- concluyó con una carcajada al contarle que se lo hizo saber en una ocasión, después de la cual, dejó de llamarla- los dos rieron unánimemente mientras Sebastián levantaba su copa celebrando aquella arremetida.
Camila, quisiera hablarte de un asunto personal-dijo Sebastián demostrando con la mirada y el tono empleado, que la conversación ingresaría hacia un terreno que exigía de su compañera una atención especial- dime Sebastián, te escucho- le dijo tomándole la mano que descansó sobre la suave y redondeada superficie dorada de su rodilla, lo cual le produjo una sensación que lo alejó por un instante de la motivación de sus primeros pensamientos; bebió el ultimo sorbo de la copa que le supo distinto otra vez, e intentó escoger la primera palabra que encadenase el decurso de sus emociones.

2 comentarios:

butacadecarlos dijo...

Supongo que pulicarás esto cuando lo termines. Sería mucho más cómodo para la lectura.

gracias como siempre

XIGGIX dijo...

Hola Carlos, te agradezco por la visita y además por el comentario que juzga publicable esta narración, pero te comento que ella es tan sólo un ejercicio en busca de otra muy distinta que espero que algún día aparezca.
Un abrazo